TLCAN/NAFTA/USMCA/T-MEC – Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio

Category Archives: TLCAN/NAFTA/USMCA/T-MEC

AMLO avanza a toda marcha contra el neoliberalismo, pero ¿qué pasa con el TLCAN?

 

Traducción al español de Importante artículo crítico sobre T–MEC Publicado en la Revista Foreign Policy in Focus (FPIF) que es un “Think Tank Without Walls” que conecta la investigación y la acción de más de 600 académicos, defensores y activistas que buscan hacer de Estados Unidos un socio global más responsable. Es un proyecto del Instituto de Estudios Políticos. El autor es el compañero Manuel Pérez Rocha

AMLO avanza a toda marcha contra el neoliberalismo, pero ¿qué pasa con el TLCAN?

El primer presidente de izquierda de México dio un feroz discurso inaugural contra el neoliberalismo en México. Pero apenas mencionó el TLCAN.

Por Manuel Pérez-Rocha ,17 de diciembre de 2018. Traducción no oficial del original en ingles en  https://fpif.org/amlo-goes-full-throttle-against-neoliberalism-but-what-about-nafta/

 

Los mexicanos participan en un ritual indígena en la inauguración del presidente Andrés Manuel López Obrador. (Shutterstock)

Tuve la gran fortuna de asistir a la inauguración de Andrés Manuel López Obrador (o AMLO, como se le conoce) como el 58 ° presidente mexicano el 1 de diciembre. El ambiente en el Palacio Legislativo era eléctrico, sabiendo que México comenzaría su Cuarta transformación ”, tras su independencia de 1810, la reforma de 1855 y la revolución de 1910, con la primera presidencia de izquierda de su historia.

Fue el tercer intento de AMLO en alcanzar la presidencia. En 2006, Felipe Calderón orquestó un fraude cibernético que le dio una pequeña ventaja sobre AMLO. Y para ganar en 2012, el presidente saliente Enrique Peña Nieto se involucró en trucos como regalar tarjetas bancarias cargadas de efectivo.

Cuando AMLO llega tras su victoria 2018, sus seguidores corearon Sí se Pudo: “! Sí se puede”

AMLO comenzó su discurso dando rienda suelta al neoliberalismo y la corrupción en México, los cuales ha combatido durante décadas. Dijo que la crisis en México se originó no solo por el fracaso del modelo económico neoliberal, sino también por el “predominio profundo durante este período de la más sucia manifestación de corrupción pública y privada”.

El presidente saliente, Peña Nieto, se sentó estoicamente, pareciendo incómodo a veces.

El nuevo presidente explicó cómo la economía de México creció desde el final de la revolución en 1917 hasta el final de la década de 1970 a tasas de 5 a 6 por ciento al año. Con el período neoliberal que comenzó en la década de 1980, vino la debacle. Estuvo marcado por el bajo crecimiento, la inflación y el endeudamiento. Incluso después de los interminables esquemas de privatización, la deuda nacional alcanzó los  10 billones de pesos  , el equivalente a más de $ 500 mil millones de dólares, más del 42 por ciento del PIB de México, bajo Peña Nieto, quien se hundió aún más en su silla cuando se mencionó el tema.

AMLO divagó contra el neoliberalismo durante bastante tiempo. Dijo que otra “perla” de este modelo son las “privatizaciones y la corrupción, siendo la primera sinónimo de la segunda”. Explicó cómo las políticas neoliberales han hecho de México un importador neto de alimentos básicos como el maíz, el cómo han perdido los salarios mexicanos el 60 por ciento de su poder adquisitivo y cómo México se convirtió en una de las principales fuentes de emigración en el mundo, de manera que 24 millones de mexicanos viven en los Estados Unidos, según él.

“El poder político y económico se han alimentado y alimentado mutuamente”, concluyó, “lo que ha llevado al robo a la propiedad del pueblo, así como a la riqueza de la nación”. Peña Nieto, sin duda, sintió que en ese momento todos los ojos estaban sobre él. .

Una larga carrera

Este fue AMLO en su mejor momento. El guión era completamente suyo. A pesar de haber creado un gabinete mixto, uno que incluye a personas del empresariado como el jefe de gabinete, Alfonso Romo , con el propósito de ayudarlo a mantener la confianza de “los mercados” durante un período de transición de seis meses extremadamente largo, AMLO se llevó el toro con todo y cuernos y dejó en claro lo que ha defendido durante toda su vida política.

Ya en 1991, dirigió manifestaciones en su estado natal de Tabasco, denunciando el fraude electoral por parte del partido gobernante. Más tarde, luchó contra la privatización de la compañía petrolera estatal mexicana PEMEX, denunció el plan del Fondo de Protección Bancaria de Ahorros (FOBAPROA) que rescató a los banqueros a expensas del pueblo mexicano y dejó el Partido de la Revolución Institucional (que monopolizó el poder político durante décadas) para formar con Cuauhtémoc Cárdenas, el Partido de la Revolución Democrática (que ahora casi ha desaparecido).

Como alcalde de la Ciudad de México, de 2000 a 2005, inició programas sociales para ayudar a los ancianos y discapacitados, mejoró el acceso a medicinas y escuelas gratuitas y aseguró la construcción de nuevas escuelas preparatorias, e incluso una nueva universidad, para los sectores más desfavorecidos de la sociedad de la Ciudad de México.. Incluso construyó un nuevo hospital después de décadas de inacción de gobiernos anteriores.

Finalmente, el propio PRD de AMLO se corrompió, como cómplice de los esquemas de privatización y las reformas antisindicales. Así que AMLO lo dejó y formó el partido MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional), que ahora tiene una mayoría en ambas cámaras de la legislatura nacional.

Además, MORENA ganó cuatro estados (de los ocho que tuvieron elecciones este año) y varios municipios y grandes ciudades, incluido el mayor premio local, Ciudad de México, eligió a una mujer por primera vez: Claudia Sheinbaum. MORENA ofrece gobiernos y legislaturas con mayor equilibrio de género, y el gabinete de AMLO también lo hace.

Pero ¿qué pasa con el TLCAN?

Con un escenario político tan favorable, no tengo dudas de que AMLO puede cumplir las promesas de ayudar a México a superar décadas de desigualdad creciente, pobreza rampante y migración forzada.

Pero una cosa me da una pausa.

En su discurso de aceptación contra el neoliberalismo, mencionó el TLCAN solo una vez. Dijo que él, el presidente Trump y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, hablaban sobre cómo ir más allá del TLCAN y “alcanzar un acuerdo de inversión entre las empresas y los gobiernos de los tres países para fomentar el desarrollo de los países centroamericanos y también el nuestro”, lo cual lanzó como una manera “no forzosa” de abordar “el fenómeno migratorio”.

Sin embargo, AMLO no mencionó el Acuerdo de Estados Unidos, México y Canadá (USMCA) recientemente concluido, también conocido como NAFTA 2.0. ¿Por qué AMLO no abordaría el TLCAN con más fuerza cuando este acuerdo ha sido la columna vertebral del neoliberalismo y la causa de la migración de millones de mexicanos a los Estados Unidos ?

Ahora que el presidente Trump amenaza con cancelar el TLCAN si los legisladores de los Estados Unidos no ratifican de inmediato la “nueva” versión, AMLO y su partido MORENA tienen una oportunidad de oro para deshacerse de ella de una vez por todas.

Eso es exactamente lo que han estado pidiendo las coaliciones de la sociedad civil mexicana como México Mejor sin los TLC .

No sería un desastre para México. Nuestro comercio con los Estados Unidos volvería a las reglas de la OMC, que son similares a las del TLCAN. Pero retirarse efectivamente eliminaría muchas otras reglas encontradas en el TLCAN (y aparentemente en la USCMA) que van más allá del comercio. Esas reglas han esposado la capacidad del gobierno mexicano para promover la economía mexicana, particularmente en el campo; para apoyar los medios de vida de los pueblos indígenas; para ampliar la provisión de medicamentos asequibles; y proteger el medio ambiente.

El partido MORENA y AMLO deben estar muy vigilantes. Deben esperar hasta que el Senado mexicano reciba el texto oficial de la USMCA en español (el gobierno de Peña Nieto fingió “informar” al público con un resumen propagandístico mientras que el texto inacabado permanecía solo en inglés) y luego debería realizar una consulta oficial con todos los sectores sociales y económicos.

AMLO ha prometido una serie de consultas para proyectos de desarrollo e infraestructura en México. Bueno. También consultó sobre el nombre del nuevo NAFTA, “USMCA” de Trump, cambio de marca que conscientemente puso a Estados Unidos en primer lugar, y lo rebautizó T-MEC ( Tratado México, Estados Unidos, Canadá ). No tan bueno, porque se parece más a Trump-MEC. Y fue Trump quien impulsó este nuevo acuerdo para todos.

Y lo que es más importante, consultar a las personas simplemente sobre el nombre del TLCAN renovado es una deficiencia grave. Lo que se necesita es una consulta mucho más amplia sobre todos los aspectos de la economía y la sociedad de México que han sido y serán impactados por dicho acuerdo.

En resumen, no debería haber ratificación de la USMCA hasta que el público haya tenido la oportunidad de leer y discutir el texto oficial ya firmado por Trump, Peña Nieto y Trudeau, en el último día en el cargo de Peña Nieto.

AMLO y MORENA representan una gran esperanza para los mexicanos. Abrir el nuevo TLCAN, antes de que se ratifique, a una consulta amplia y vinculante con el pueblo mexicano sería un primer paso audaz. No hacerlo, y ratificarlo con prisa, sería ceder ante el neoliberalismo y su práctica corrupta de aprobar estos acuerdos a espaldas de los pueblos.

Manuel Pérez-Rocha es miembro asociado del Proyecto de Economía Global en el Instituto de Estudios de Política.

 

Organizaciones a las que pertenecemos: